LAS ÚLTIMAS

El Centro, Yamasá. Cerámica Taina


Los Hermanos Guillėn son símbolo de la cerámica taína en Yamasá donde llegaron desde Elías Piña.

Allí, en La Cuesta del Jobo, encontraron fuego y barro que eternizan en cada pieza de cerámica, réplicas del arte taíno.


En 1989 abrieron su taller.

En su prolífica obra encontramos réplicas de petroglifos y pictografías, cemíes y duhos.

En su proceso de creación, la investigación es parte importante. De ahí que han hecho estudios de los petroglifos y pictografías de las cuevas de Los Haitises, de Gorjón, del Pomier, de las Maravillas y del Chacuey, entre muchas otras.

Todas las piezas son elaboradas a mano y quemadas en fuego.

Para impermeabilizar las figuras y darles brillo, los Hermanos Guillén extraen la cera virgen de las abejas, la llevan a baño de María hasta lograr la consistencia deseada y como barniz la aplican a sus creaciones.

La vocación de servicio comunitario ha convertido el taller de los Hermanos Guillén en una escuela y museo del arte taíno.

Niños, jóvenes y adultos aprenden, pintan y crean sus propias piezas.

Sus obras se venden en todas las zonas turísticas dominicanas, en Europa y Estados Unidos.

La mejor cerámica que cuecen cada día es quizás que Jesús, Ramón, Manuel y Esteban son un ejemplo de unidad y energía familiar.

Desde el gobierno de Danilo Medina celebramos que así sea.

No hay comentarios.